domingo, 19 de abril de 2015

ALEJANDRA FIÓDOROVNA ROMÁNOVA. Cuando ser zarina se convierte en una pesadilla

Alejandra Fiódorovna Románova
Alejandra Fiódorovna Románova, nació en Darmstadt, Hesse (Alemania) el 6 de junio de 1872. Su nombre de nacimiento fue Victoria Alicia Elena Luisa Beatriz de Hesse-Darmstadt.
Hija del gran duque Luis IV de Hesse-Darmstadt y Alicia de Sajonia-Coburgo-Gotha, fue bautizada como "Alix", variante germanizada de Alicia. Debido a la prematura muerte de su madre, recibió una severa educación bajo la influencia de su abuela materna, Victoria del Reino Unido. Alix fue una de las nietas preferidas de la reina Victoria.
Era una mujer alta, de cabello castaño rojizo, de rasgos nítidos, algo torpe de movimientos debido a una ciática que contrajo muy joven, era bastante atractiva y dotada de un carácter fuerte.
Para quienes no pertenecían a su círculo íntimo, ocultaba su timidez y mostraba una apariencia reservada. Su estatus de títulos y las riquezas no tenían influencia en ella y no dudó en enrolarse como enfermera durante la Primera Guerra Mundial y atender a los heridos del frente de batalla.
Alix pasó seis semanas en San Petersburgo con ocasión de la boda del tío de Nicolás II con su hermana mayor, la princesa Isabel de Hesse y durante ese tiempo el zarevitch Nicolás II se enamoró perdidamente. Nicolás II tenía 16 años cuando conoció a Alix y Alix contaba solo 12 años, pero a pesar de su juventud se produjo el flechazo. La inclinación que Nicolás I I sentía por  ella iba a encontrar la oposición de sus padres, pero Nicolás II ya había decidido y llegado el momento de su matrimonio, la elegida sería Alix.
Alix no hablaba ruso por lo que se tenían que entender en inglés y en este idioma conversarían el resto de su vida, ya que Alix no llegó a hablar nunca ruso con fluidez. Otro problema añadido a la oposición del zar a esta relación fue la resistencia de Alix a abandonar su religión. Era imprescindible que una zarina profesara la fe ortodoxa y en esta situación transcurren tres años. En este periodo ambos rechazaron otras propuestas matrimoniales recibidas de otras casas reales.
Cuando Nicolás contaba 24 años, desafiando a sus padres, se marchó hacia Alemania para convencer a Alix de que aceptase la religión ortodoxa. Según Miss Almedingen, biógrafa de Alix, "acabó por aceptarle porque creía que...su pasión era lo bastante fuerte para despertar en él cualidades que consideraba dormidas; que, al casarse con él, podría aconsejarle, y que, en la dicha de su unión podrían cumplir en más alto grado su deber".
Boda de Nicolás II y Alejandra
Mantuvieron seis meses de noviazgo oficial en contra de la voluntad de los padres de ambos. Al final la decisiva intervención del Kaiser Guillermo II que convenció al padre de Alix para que apoyase el enlace tuvo se fruto y el 26 de noviembre de 1894 se celebró la boda. Esta boda tuvo lugar cuando aún no había transcurrido un mes de la muerte del zar Alejandro III padre de Nicolás II.
Con el cambio de religión, Alix adoptó el nombre de Alejandra. Se adaptó sin ningún problema a su estatus de soberana de ese gran país, mientras que para Nicolás seguía siendo una pesada carga. Precisamente ella que tanto se había resistido a adoptar la religión ortodoxa, la abrazo con un inusitado entusiasmo, fascinada por la solemnidad y los ritos.
Nicolás II
Nicolás II no estaba preparado para adoptar el papel de ser el Zar, especialmente en los asuntos de las relaciones internacionales y de los asuntos internos. Hasta la prematura muerte de su padre, fue tratado poco menos que como un niño. Tal es así que él mismo en el momento de asumir el cargo manifestó a una persona de confianza: No estoy preparado para ser zar, nunca quise serlo. No sé nada del arte de gobernar, ni siquiera sé la forma en que debo hablar a los ministros.
Fue grande la influencia de sus tíos paternos, en especial la de Sergio Aleksándrovich Románov, Gran Almirante de la Armada. Este hecho y las intrigas cortesanas pesarían en la acción del nuevo zar, pues tuvo que soportar al principio las manipulaciones de sus propios tíos.
Fue Alejandra quien aconsejó a Nicolás desde los primeros momentos para que tomara las riendas firmes del poder y fortaleciera su carácter bondadoso y caballeresco del que se aprovechaban a menudo sus parientes.
Nicolás II y Alejandra con sus cuatro hijos
Tuvieron cuatro hijas seguidas; Olga en 1895, Tatiana en 1897, María en 1899, Anastasia en 1901 y al final el tan anhelado heredero, un hijo varón, el zarévich Alexis en 1904.
El seguir los consejos de su primo Guillermo II de Alemania de ir a la guerra con Japón con nefastos resultados, la oposición durante la Gran Guerra desencadenando graves conflictos internos en el régimen de Nicolás II, el ingreso de elementos revolucionarios desde las fronteras al interior de Rusia con propósitos de desestabilización, más la suma de otros factores internos fueron la ruina y la completa destrucción del zarismo.
Lenin
Con la acelerada industrialización de Rusia, surgieron importantes núcleos obreros en forma de sindicatos. La iniciativa del movimiento liberal presentada a Nicolás II con el fin de establecer una constitución que fijase las normas del ejercicio del poder, encontró un rotundo rechazo monárquico. Nicolás II se mostró severo con la iniciativa y la calificó de "insensatos sueños de participación en asuntos de administración interna". Esta postura del zar hizo que muchas personas mostraran su descontento. Uno de estos descontentos fue Vladímir Ilich Uliánov, Lenin, un abogado que realizó actividades subversivas en San Petersburgo y fue detinido, apresado y exiliado a Siberia. Una vez liberado, se trasladó a Ginebra y Londres para fundar las bases del movimiento comunista.
La pobreza del campesinado, la desigual distribución de la tierra y el difícil acceso a los cargos públicos fue el caldo de cultivo para los grupos revolucionarios que ya estaban en gestación. Estas corrientes revolucionarias las encabezarían, Lenin y Trotski entre otros.
Georgi Gapón
El Domingo 22 de enero de 1905 (El Domingo Sangriento), tuvo lugar un acontecimiento que cambiaría el destino de la dinastía Románov; un cura llamado Georgi Gapón, logró convocar a una masa descontenta de obreros y otras fuerzas integrantes del pueblo, fue una marcha informal para ir a entregar al zar una serie de peticiones antiautocráticas.
Los manifestantes se dirigieron al Palacio de Invierno en San Petersburgo, pensando que allí se encontraba el zar, pero el zar se encontraba en la Villa de Tsárskoye Seló, a 24 Km al sur de San Petersburgo.
El Domingo Sangriento
Cuando la muchedumbre llegó a las inmediaciones del Palacio de Invierno, a eso de las 14 horas, se encontró con que el palacio estaba resguardado por tropas de cosacos, convocados por el ministro del interior. Cuando llegaron a unos 100 m de la entrada, los soldados dispararon a matar contra la masa y luego los atacaron con la caballería, produciendo una cifra estimada de 92 muertos. Este hecho fue la chispa para la revolución que los mencheviques y bolcheviques deseaban que estallase y que más adelante estallaría.
Sergio  Aleksándrovich 
Ese mismo año hubo varios atentados, en uno de ellos pereció un tío de Nicolás II, el gran duque Sergio Aleksándrovich Románov, se sublevaron los marinos en los puertos, como en el caso del acorazado Potiomkin y hubo una gran huelga que paralizó la industria, dirigidos por Trotski y Lenin y otros agitadores marxistas, alimentando la llama de la revolución.
Serguéi Witte
Ante la amenaza de un alzamiento, el zar, aconsejado por su ministro Serguéi Witte, firmó la propuesta por la cual cedía derechos civiles a la plebe y anunció en 1905 varios cambios institucionales para disminuir el poder absolutista de la monarquía; el más importante fue la convocatoria de la Duma Estatal del Imperio Ruso o Parlamento, con potestades legislativas limitadas que junto con la promulgación en abril de 1906 de unas leyes fundamentales le dieron un carácter semiconstitucional a la monarquía.
Nicolas II en su discurso inaugural
ante una reunión conjunta de las dos cámaras
celebrada el 27 de abril de 1906 en el Palacio de Invierno
La primera Constitución de Rusia, conocida como las "Leyes Fundamentales", fue promulgada el 23 de abril de 1906.
Los integrantes de la Duma planeaban recortar el carácter autocrático del gobierno, por lo que fue disuelta y sustituida por otra más representativa de los intereses monárquicos, modificando las leyes electorales para asegurarse una composición leal a los intereses zaristas. Esta maniobra hizo estallar la segunda rebelión bolchevique.
Para dominar la rebelión, hubo una fuerte represión contra los grupos revolucionarios, tan efectiva que Lenin vio peligrar la revolución marxista que tanto anhelaba, dejando así un respiro a la monarquía.
Tras disolver la Segunda Duma de 1907, se instauró una Tercera Duma, que favorecía a la autocracia en forma velada y con representantes más moderados.
Archiduque Francisco Fernando
El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo, puso a Nicolás II en apuros, puesto que su pacto con los serbios no le permitía acceder a las demandas del Imperio austrohúngaro. Intentó evitar una confrontación global, movilizando tropas solo en la frontera austriaca, pero el 31 de julio de 1914, ordenó una movilización general, lo que provocaría la declaración de guerra de Alemania y el inicio de la Primera Guerra Mundial.
El ejército ruso tuvo grandes éxitos iniciales en territorio austriaco y en su momento pudo haber derrotado al Imperio austrohúngaro, pero su avance fue detenido a petición de Francia, sin embargo el intento inicial de avanzar sobre territorio alemán en dos frentes, condujo a grandes derrotas, en las que perdieron la vida más de dos millones de hombres. Para 1915, el ejército ruso estaba en retirada.
Nicolás II
Nicolás Nicoláievich
Nicolás II, aconsejado por Alejandra y sus ministros, intentó ponerse personalmente al frente de las acciones militares, relevando a su primo, el gran duque Nicolás Nicoláievich, responsable de dirigir las fuerzas rusas contra los Imperios Centrales (Alemania, Austria-Hungría y Turquía)  del mando de las tropas. Esto fue un error más grave que la misma declaración de guerra, pues supuso dejar la regencia en manos de Alejandra, a quien el pueblo detestaba tanto por su origen alemán como por su estrecha relación con Rasputín.
La imagen que el pueblo ruso tenía de Alejandra era, que ésta los despreciaba. Además de su origen alemán y su carácter reservado, que la hacían aparecer como una mujer soberbia y lejana, estaba la influencia de Rasputín en sus decisiones políticas.
Grigori Rasputín
Alejandra, sin saberlo, portaba por el lado materno el gen de la hemofilia, cuya manifestación se daría en el príncipe Alexis, su único hijo varón. Grigori Rasputín apareció en los círculos monárquicos gracias al contacto de Anna Výrubova, la más cercana cortesana a la zarina, debido a la enfermedad hemofílica que padecía su hijo Alexis.
La influencia que ejercía sobre el niño le permitía controlar la enfermedad del heredero al trono, con lo que pronto se ganó la confianza absoluta de Alejandra.
Rasputín era una persona extraordinaria, con un grado de acierto muy notable en sus predicciones, una mezcla de santurrón y amigo muy convincente, pero era un ser con un gran ego, muy libidinoso, rayando en lo maníaco, que buscaba el placer sexual entre las consortes del palacio.
Rasputín rodeado de admiradoras
Rasputín pronto convirtió a la zarina en su amiga y confidente, al punto de que ella consideraba seriamente los consejos que él le daba. Esta influencia era tan poderosa, que Alejandra consideraba a Rasputín, un enviado de Dios. Esta situación permitió a Rasputín tomar un papel decisivo en los nombramientos ministeriales. Se lo conoció por el sobrenombre de "monje loco" y su comportamiento cada vez más entrometido y desafiante comenzó a suscitar odios entre la nobleza y especulaciones de todo tipo en el pueblo.
Antes de la partida de Nicolás II al frente alemán, Rasputín predijo que si él moría a manos de personas del entorno del zar, nadie de la familia de Nicolás II le sobreviviría más de dos años. Finalmente Rasputín fue asesinado por un grupo de aristócratas el 30 de diciembre de 1916.
Después del asesinato de Rasputín, el gobierno empezó a desintegrarse con abismal rapidez. Las sucesivas derrotas rusas en la Primera Guerra Mundial, fueron una de las causas de la Revolución de Febrero.
Alexander Feodoróvich Kérenski
A partir de enero de 1917 la situación interna, empeorada por el curso desfavorable de la guerra con Alemania y las instigaciones revolucionarias, sumadas a las intervenciones políticas de Alejandra, hicieron que la Cuarta Duma cediera a la presión de los revolucionarios y se formara un Gobierno provisional, liderado por Alexander Feodoróvich Kérenski, un revolucionario de estilo moderado. La formación de este Gobierno provisional tuvo aceptación en todos los estamentos sociales y militares, incluido el Estado Mayor de Nicolás II, teniendo que aceptar la situación política que se imponía en Petrogrado.
Se redactó la abdicación de Nicolás II en favor de su hijo Alexis, pero dada la condición de salud e inmadurez del heredero, Nicolás II cambió de parecer. Incapaz de controlar la situación, abdicó sus derechos y los de su hijo el 2 de marzo de 1917, dando así fin a la dinastía Románov y el comienzo de la era de los Sóviets. Se dejó detener, sin ofrecer resistencia, a su regreso del desmoronado frente. Fue confinado junto con Alejandra e hijos en el palacio de Tsárskoye Seló, en las afueras de Petrogrado, manteniendo algunos privilegios domésticos.
Jorge V del Reino Unido
Kérenski, preocupado por la seguridad de la familia imperial, intentó enviarlos a Inglaterra, ya que el rey Jorge V era primo del zar y había enviado en marzo una invitación para acogerlos. Pero no solo el Sóviet de Petrogrado se opuso rotundamente a su marcha, sino que Jorge V finalmente retiró su ofrecimiento, temiendo tener problemas políticos internos y ante la oposición del Partido Laborista. Además tanto Inglaterra, Alemania y su aliada Francia, ignoraron sus requerimientos de asilo.
En agosto de 1917, temiendo un intento de asesinato de la familia imperial, exilió a los Románov a Tobolsk, en Siberia. En Tobolsk, la familia del zar gozó de una relativa libertad, ya que el sector era promonárquico, e incluso hubo oportunidades de fuga o ser rescatados, ya que la guardia era escasa e incluso algunos soldados llegaron a entablar alguna relación amistosa con los prisioneros. En octubre de 1917, el gobierno de Kérenski cayó y éste huyó al extranjero, quedando la suerte de la familia imperial en manos del Gobierno de los Soviets.
Trotsky
Vasili Yákovlev
El plan original del Comité Ejecutivo Central Panruso, era trasladar al zar a Moscú, donde Trotski quería un gran juicio público contra él. Sin embargo, los bolcheviques, conocidos por su radicalismo, aspiraban a hacerse con el control del zar para encarcelarlo o ejecutarlo ellos mismos.
En vista de la situación, a principios de abril, Yákov Sverdlov, un dirigente perteneciente al círculo íntimo de Lenin, ordenó al comisario Vasili Yákovlev, que se hiciese cargo de la familia imperial e intentara llevarlos sanos y salvos a la capital. Debían de pasar por Ekaterimburgo para no levantar sospechas, pero en el camino Yákovlev temió una emboscada y se desvió hacia Omsk.
Yákov Sverdlov
Finalmente Yákov Sverdlov autorizó el regreso de la familia imperial a Ekaterimburgo a cambio de garantías de que el zar y su familia no sufrieran daños.
El zar y la zarina llegaron a Ekaterimburgo el 30 de abril de 1918 y sus hijos, que habían viajado por separado, se reunieron con ellos el 23 de mayo. Toda la familia imperial fue llevada a la casa de un hombre de negocios local, que había sido requisada el día anterior. Aquí el trato que recibieron fue considerablemente peor en comparación con sus anteriores destinos. Saquearon sus pertenencias y debían permanecer recluidos en sus habitaciones.
A finales de junio Goloshchokin (comisario del Soviet de los Urales y uno de los responsables intelectuales del asesinato de la familia imperial), viajó a Moscú con ocasión del Quinto Congreso de los Sóviets y allí fue donde, tras de liberar con Lenin, se decidió la ejecución de los Románov, aunque sin fijar ninguna fecha concreta.
Insignia de la organización
la Checa
Yákov Yurovski
El 4 de julio la Cheka local (primera de las organizaciones de inteligencia política y militar soviética), al mando de otro hombre de confianza de Lenin, Yákov Yurovski, asumió la responsabilidad de la vigilancia de la casa Ipátiev, donde estaba recluida la familia imperial. Mientras la situación en la región había empeorado gravemente para los bolcheviques y temiendo que la misma Ekaterimburgo estuviera en peligro ante el ataque de la Legión Checoslovaquia, el 16 de julio Goloshchokin envió un telegrama cifrado con destino a Sverdlov y Lenin, solicitando la ejecución inmediata de la familia imperial. La respuesta afirmativa de Moscú, llegó ese mismo día. Es posible que esta respuesta afirmativa proviniera directamente de Lenin.
El escuadrón estaba compuesto por doce hombres, siete de los cuales eran excombatientes húngaros, a cada uno de ellos se le asignó una víctima.
Casa Ipátiev
En la noche del 17 de julio de 1918, el zar junto a Alejandra y sus hijos, fueron llevados al sótano de la Casa Ipátiev, donde fueron asesinados junto a algunos sirvientes cercanos e incluso un médico leal. El pretexto de bajarlos al sótano era que se les iba a tomar una fotografía antes de partir.
Nicolás II colocó al heredero en sus rodillas mientras tomaba asiento junto a Alejandra. Las hijas se sentaron atrás y los sirvientes y el médico a los costados, de pie. Pasados unos instantes entró Yákov Yurovski con con un revólver en la mano y 17 soldados armados con fusiles a la bayoneta.
Yákov Yurovski levantó el revólver y declaró al zar que el pueblo ruso lo había condenado a muerte. Le disparó casi a quemarropa y el zar cayó instantáneamente muerto. Alejandra se incorporó haciendo la señal de la cruz y gritando, cuando Yurovski la mató de un disparo en plena boca. Seguidamente los fusileros realizaron una descarga cerrada al resto de la familia. Las hijas, que llevaban corsés apretados y además en su interior estaban cargadas con joyas, no murieron inmediatamente y fueron rematadas a la bayoneta.
El zarévich Alexis sobrevivió a la primera descarga y fue muerto por Yurovski, disparándole dos veces a la altura del oído, e incluso la mascota fue muerta de un disparo.
Posteriormente los cuerpos fueron llevados en camiones y depositados en una mina abandonada. Al día siguiente, Yurovski, temiendo que el rumor sobre el fusilamiento indujera a recuperar los cuerpos, ordenó su traslado y destrucción de los cadáveres por fuego y ácido y arrojarlos a piques de otras excavaciones, ubicadas a 12 Km fuera de la ciudad, en la mina que se llamaba "los cuatro hermanos".
En 1979, los historiadores Aleksandr Avdonin y Geli Riábov, hallaron la posible tumba de la familia imperial en el bosque de Koptiaki. Temiendo informar del descubrimiento, no lo hicieron público hasta años después. El 12 de abril de 1989 los periódicos informaron del hallazgo. La tumba no fue abierta hasta 1991 por las autoridades soviéticas, hallando en su interior nueve cuerpos. Tras al examen de los esqueletos, los científicos soviéticos concluyeron que faltaban los cuerpos de Alexis y la Gran Duquesa Anastasia. Las identificaciones de los esqueletos fueron confirmadas posteriormente mediante análisis de ADN.
Con estos asesinatos cometidos por el movimiento revolucionario de los bolcheviques, a consecuencia de la Revolución de Octubre de 1917, se extinguió la dinastía Románov.
Catedral
de San Pedro y San Pablo
en San Petersburgo
Canonización
de la familia Románov
En 1981, la Iglesia Ortodoxa Rusa en el exilio, canonizó a los integrantes de la familia Románov, una decisión que fue refrendada en agosto del 2000 por el sínodo de la Ortodoxia Rusa.
Desde 1997 Alejandra junto al zar y el resto de la familia son enterrados en la Catedral de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo, junto a los demás zares rusos.
En 2007 se anunció el descubrimiento de los cuerpos de Anastasia y Alexis, que, tras realizar las pruebas de ADN, confirmaron su autenticidad. Algunas fuentes creen que puede tener interés político el que los cuerpos sean de Anastasia y Alexis, para que no quede ningún heredero de la corona.
Alejo II
La Iglesia sobre la sangre, es una iglesia ortodoxa rusa de Ekaterimburgo que conmemora la canonización de los Románov.
Fue construida entre el 2000 y el 2003 en el lugar donde estuvo la Casa Ipátiev, donde toda la familia imperial fue asesinada. Comprende dos iglesias, un campanario, un anexo patriarcal y un museo dedicado a la familia imperial rusa. La iglesia principal fue consagrada por el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Alejo II, el 16 de junio de 2003.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada