sábado, 23 de mayo de 2015

GOLDA MEIR. La creación y defensa de Israel, su razón de ser

Golda Meir
Golda Meir nació el 3 de mayo de 1898 en Kiev, Ucrania, con el nombre de Golda Mabovitch. Fue la séptima de los ocho hijos de los Mabovitch, una familia de condición muy humilde, radicada en Kiev, actual capital de Ucrania y que en aquella época formaba parte del Imperio ruso. Cinco de sus hermanos mayores murieron de pequeños a causa de la pobreza y las enfermedades.
Su familia era judía, tradicionalista, aunque no religiosa, que sufrió los pogromos (del ruso pogrom, "devastación", consiste en el linchamiento multitudinario, espontáneo o premeditado, de un grupo particular, étnico, religioso u otro, acompañado de la destrucción o expolio de sus bienes; casas, tiendas, centros religiosos, etc.) antisemitas que asolaron a los judíos europeos a principios del siglo xx.
Su padre, Moshé, un modesto carpintero, emigró en 1903 a los Estados Unidos en busca de sustento, dejando a Golda que entonces contaba 5 años, junto a su madre, una mujer muy autoritaria, y a sus hermanas; la pequeña Zipke y su hermana mayor, Sheyna. Golda admiraba a Sheyna, que se había afiliado a los círculos sionistas socialistas clandestinos, castigados duramente por las autoridades del Zar. En ese mismo año (1903), pogromos especialmente violentos, provocaron las protestas de la comunidad judía en Rusia. Golda con sólo 5 años, quiso participar en las protestas, pero la familia no lo permitió.
Sumidas en la miseria, Golda, su madre y sus hermanas se marcharon a Pinsk (hoy Bielorrusia), a casa de su familia materna, en busca de una mejor vida. Pero el hambre era tal, que apenas podían alimentarse. Esta situación, sumada a que las actividades prohibidas de Sheyna amenazaban la seguridad de la familia, hizo que en 1906 emigrasen a Milwaukee, Wisconsin, para reunirse con su padre. Estos primeros años de su vida marcaron su carácter, el carácter de una mujer que más tarde recibiría el apodo de "la mujer de hierro".
Durante el tiempo que Moshé estuvo en los Estados Unidos pudo ahorrar el dinero suficiente para reunir a toda la familia. Blume, la madre de Golda, abrió una tienda de comestibles en el sector norte de Milwaukee, donde Golda quedaba al frente con tan solo ocho años cuando su madre salía al mercado a comprar provisiones.
Desde 1906 hasta 1912, Golda asistió a la escuela "Fourth Street School", que, en 1979 fue renombrada como "Golda Meir School" en su honor. En 1912 con catorce años empezó a estudiar en la escuela de secundaria "North Division High School" y por las tardes ayudaba a su madre a atender la tienda. Su madre creía que Golda ya tenía suficiente educación y, por lo tanto, debía de dejar la escuela para casarse con un hombre mayor. Golda no estaba de acuerdo y cuando su madre empezaba a buscarle esposo, se escapó de su hogar con 14 años. Compró un billete de tren para Denver, Colorado y se fue a vivir con su hermana, casada con Shamai Korngold.
En casa de su hermana, se llevaban a cabo tertulias nocturnas, donde Golda asistía a intensos debates sobre sionismo, literatura, sufragio femenino, sindicalismo y otros temas. Golda escribiría en su autobiografía: "Denver fue un verdadero punto de inflexión, porque ahí es donde comenzó mi verdadera educación. En Denver, mi vida se abría ante él de verdad". Fue en esas noches intelectuales donde conoció a Morris Meyerson, un pintor con quien se casaría en 1917.
En Denver vivió menos de un año, estudió y realizó algunos trabajos pero al recibir una carta de su padre, pidiéndole que volviera al hogar, Golda regresó de nuevo a Milwaukee.
Golda Meir 
Se incorporó a los estudios en el "North Division High School", donde se graduó en 1915. Una vez allí se convirtió en un miembro activo de la juventud de Poalei Zion, que más tarde se convertiría en Habonim, el movimiento juvenil sionista laborista. Asistió a encuentros con prominentes dirigentes sionistas como David Ben-Gurión e Yitzjak Ben-Zvi. Organizó una manifestación en Milwaukee como acto de repudio a los pogromos antisemitas de la época en Ucrania y Polonia, en la que fue la principal oradora y fue elegida representante de su ciudad ante el Congreso Judío Estadounidense. En 1917 Golda quiso reclutarse en la Legión Judía en los Estados Unidos pero quedó muy decepcionada cuando fue rechazada porque las jóvenes no eran aceptadas.
En 1916 y parte de 1917 asistió a la "Escuela normal de Wisconcin State College of Milwaukee" y tras su graduación, impartió clases en las escuelas públicas de Milwaukee.
En esta época de su vida, la situación económica de sus padres era más holgada, estaban más compenetrados con la vida comunitaria judía y habían adquirido cierta posición social. Sus padres estaban abiertos a nuevas ideas y no objetaron que su hija estudiara y enseñara. Golda, sin necesidades básicas que la agobiaran, pudo dedicarse de lleno a lo que le apasionaba desde siempre: la docencia y la actividad sionista.
Golda Meir y Morris Meyerson
El 24 de diciembre de 1917 se celebró su boda con Morris Meyerson. Ellos habían planeado una ceremonia civil, pero tuvieron que ceder al deseo de la madre de Golda que exigía una ceremonia religiosa. Golda deseaba hacer aliyá (término utilizado para llamar a la inmigración judía a la Tierra de Israel) inmediatamente después de la boda, pero no pudo ser porque todos los servicios de viajes transatlánticos para pasajeros habían sido cancelados debido al estallido de la Primera Guerra Mundial. Fue entonces cuando dedicó todas sus energías a las actividades del movimiento Poalei Zion. Comenzó una campaña de recaudación de fondos para este movimiento, durante la cual viajó por todo Estados Unidos. La pareja se trasladó a Eretz Israel (La Tierra de Israel) en 1921, ya en poder británico, junto con su hermana Sheyna y su familia. Finalmente sus padres siguieron sus pasos en 1926.
Cuando la pareja llegó al Mandato Británico de Palestina, se instaló en un apartamento alquilado en Tel Aviv. Al poco tiempo pidieron incorporarse como miembros del kibutz Merhavia, en el norte del país pero la respuesta negativa del kibutz, que temió que la pareja americana fuera demasiado refinada para las rudas tareas agrícolas, no arredró a Golda, quien no cejó en sus intentos hasta que fueron aceptados.
Kibutz Merhavia
Golda disfrutó durante cuatro años en el kibutz, en los que trabajaron muy duro; plantando árboles, recolectando almendras, criando pollos y trabajando en la cocina, dejando a un lado sus aspiraciones de dedicarse a la enseñanza del inglés. Su esposo Morris pronto se hartó de la vida comunal, de las privaciones y las enfermedades. Comenzó así una desarmonía conyugal en la que Morris se negó terminantemente a tener hijos si no dejaban la comuna.
Reconociendo las capacidades de liderazgo, el kibutz eligió a Golda como su representante en la Histadrut, el sindicato de los trabajadores pero finalmente Morris ganó en su empeño de abandonar la comuna, mudándose ambos nuevamente a Tel Aviv y luego a Jerusalén, donde recibieron sendos puestos de trabajo en la constructora Solel Boné, una de las empresas de la organización sindical Histadrut.
En Jerusalén, Golda dio a luz a sus dos hijos: Menájem en 1924 y a Sara en 1926 y pasaron por una nueva etapa de estrechez, en la que lavaba la ropa sucia de todos los niños del jardín de infantes al que llevaba a su hijo mayor, por no tener cómo pagar la mensualidad. En su autobiografía recordó esta época como "la más miserable de mi vida".
En 1928 llegó un gran cambio a la vida de Golda, cuando le ofrecieron ocupar el cargo de directora de Moetzet HaPoalot (Concejo de mujeres trabajadoras), la rama femenina de la Histadrut. Golda que sufrió una irreversible ruptura conyugal, se trasladó con sus hijos a un pequeño apartamento en Tel Aviv, mientras que Morris se quedó en Jerusalén e iba a visitarles los fines de semana. Poco a poco Morris y Golda se fueron distanciando, pero nunca se divorciaron formalmente. Morris murió en 1951 de un ataque al corazón.
David Ben-Gurión
Entre 1932 y 1934, Golda fue enviada a Estados Unidos para recaudar fondos para la causa sionista. Cuando regresó se unió al Comité Ejecutivo del poderoso gremio sindical Histadrut, cargo que ocupó ininterrumpidamente hasta la creación del Estado de Israel en 1948, junto a figuras de la talla de David Ben-Gurión, Moshé Sharet y Berl Katzenelson, siendo posteriormente elegida delegada del Partido Laborista.
Franklin Delano Roosevelt
En 1938, Golda asistió como "observadora judía de Palestina" a la Conferencia de Evian, convocada por el presidente de las Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, llevada a cabo en Francia, que buscaba ayudar a los refugiados judíos que eran víctimas de las políticas discriminatorias antisemitas del régimen nazi en Alemania y Austria y que eclosionó en la Noche de los cristales rotos. Golda se enfureció ante la hipocresía de los 32 países occidentales invitados, que expresaron toda su simpatía por los perseguidos, al tiempo que se excusaban porque sus países no podrían ofrecerles refugio. Sólo la República Dominicana se comprometió a aceptar a 100.000 refugiados con generosas condiciones. Golda quedó muy decepcionada por el resultado de la conferencia y comentó a la prensa: "Sólo hay una cosa que espero ver antes de morir, y es que mi pueblo no necesite de manifestaciones de compasión nunca más".
Ernest Bevin
Por motivos humanitarios, condujo la lucha en contra de las fuertes restricciones a la inmigración judía impuestas por el Mandato inglés mediante el Libro Blanco de 1939, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Acerca de Ernest Bevin, mimistro británico de Exteriores y acérrimo opositor a la apertura de las puertas del Mandato a los refugiados de Europa, y de su gobierno, dijo Golda al cabo de los años: "No sé si este hombre era demente, o sólo antisemita, o ambas cosas. Los responsables de la política inglesa nunca podrán perdonarnos el habernos convertido en nación sin su expreso consentimiento. No entendieron que el problema de los judíos de Europa no fue creado con el único propósito de hacer quedar mal al gobierno británico".
Al concluir la guerra, se declaró en huelga de hambre para protestar contra los centros de detención británicos destinados a los sobrevivientes del Holocausto, sintetizando así su pensamiento: "El sionismo no tiene sentido, sino para rescatar a los judíos. Tenemos la barriga llena contra los ingleses, pero nuestra principal acusación, es que su Libro Blanco nos convirtió en impotentes, mientras podíamos haber salvado cientos de miles, o aunque no fuera, decenas de miles, o incluso, ¡un solo judío!".
Acabada la Segunda Guerra Mundial, creció la tensión entre el movimiento sionista, que exigía la independencia y las autoridades británicas, a las que la situación en Palestina se les iba de las manos. Los ingleses, intentando dominar la situación, el sábado 29 de junio de 1946, llevaron a cabo una intensa operación de allanamientos y arrestos, que incluyó buena parte de la cúpula judía del Yishuv (conocida como el "Sábado Negro"). Ante esta situación de vacío de poder, Golda se convirtió en jefa del Departameno de Estado del comité central de la Agencia Judía, la Sojnut, o lo que es lo mismo, en la mano derecha de David Ben-Gurión, que se libró de la cárcel por encontrarse en Europa y virtual canciller del "Estado en camino", en lugar de Moshé Sharet, preso en los calabozos ingleses.
Debido a su dominio del ingés, fue la principal negociadora con las autoridades inglesas, acerca del Plan de partición de Palestina, al tiempo que mantenía un estrecho contacto con los principales grupos de resistencia judía armada (la "Haganá" y el "Étzel"). Tras la decisión de las Naciones Unidas del 29 de noviembre de 1947, por la que se creaba un estado judío y otro árabe y frente al rechazo total de los países árabes al plan, la cúpula sionista comprendió que la guerra era inevitable y enviaron a Golda a recaudar donaciones de la comunidad judía norteamericana para financiar la compra de armamento. Golda volvió con 50 millones de dólares, que serían utilizados para comprar armas en Europa para el naciente Estado. David Ben-Gurión describió el papel de Golda como "la mujer judía que consiguió el dinero que hizo posible la creación del Estado".
Cuatro días antes de la creación oficial del Estado, se le encomendó una delicada misión: de incógnito y disfrazada de mujer árabe, el 12 de mayo de 1948, cruzó las líneas enemigas para entrevistarse en Ammán con el rey Abdullah I de Transjordania, para instarle que se abstuviera en intervenir en la inminente contienda. Abdullah I le pidió que tuviera paciencia y que no se apresuraran a declarar la independencia, a lo que Golda le respondió: "Su eminencia, nuestro pueblo ha estado esperando por 2000 años. ¿Podría usted llamar a eso prisa?".
Creación del Estado de Israel
Dos días más tarde, el 14 de mayo de 1948, David Ben-Gurión leyó el acta de la declaración de independencia del Estado de Israel. Golda fue una de sus 25 firmantes. Más tarde recordaría: "Después de firmar, lloré. Cuando yo estudiaba la historia de los Estados Unidos y leía sobre los que firmaron la declaración de independencia, no podía imaginar que se trataba de gente real haciendo algo real. Y allí estaba yo, sentada y firmando una declaración de independencia".
Al día siguiente Israel fue atacado por una coalición de ejércitos: Egipto, Siria, Transjordana e Irak, junto con las fuerzas expedicionarias de otros países árabes y los movimientos guerrilleros árabes. Estos ataques desembocaron en la Guerra de independencia de Israel. Durante la contienda, Israel detuvo la agresión coordinada árabe y con una serie de ofensivas militares, consiguió ampliar sus posesiones territoriales.
De nuevo viajó a Estados Unidos para conseguir dinero y fue allí donde recibió el comunicado de su nombramiento como primera embajadora de Israel ante la Unión Soviética, función que cumplió desde el 2 de septiembre de 1948 a marzo de 1949. En ese momento, tener buenas relaciones con la Unión Soviética, era muy importante para que Israel se pudiera proveer de armamento desde los países de Europa Oriental, armamento importantísimo para lograr la independencia de Israel. Mientras Stalin y su Ministro de Relaciones Exteriores, buscaban cultivar una fuerte relación con Israel como medio para promover la posición soviética en Medio Oriente.
La comunidad hebrea judía rusa recibió con gran júbilo a Golda como diplomática del Estado de Israel. En su visita a la Sinagoga Coral de Moscú, la llevaron en andas junto al libro de la Torá y vitoreando su nombre. En noviembre de 1948, en una recepción ofrecida en el Kremlin al cuerpo diplomático, con motivo de 31º aniversario de la Revolución de Octubre, la esposa del Ministro de Exteriores ruso, Polina Zhemchúzhina, saludó a Golda en yidish (idioma perteneciente a las comunidades judías). A los pocos meses Polina fue detenida y condenada a cinco años de trabajos forzados en el Gulag por el NKVD, acusada de mantener "relaciones criminales con nacionalistas hebreos", siendo su marido destituido del cargo que ocupaba.
El tiempo que estuvo de embajadora en la Unión Soviética, intentó que las autoridades estalinistas suavizaran el trato a la comunidad judía y que eliminaran las trabas a la aliyá (término utilizado para llamar a la inmigración judía a la Tierra de Israel), sin mucho éxito. Las relaciones soviético-israelíes se vieron complicadas por la política soviética en contra de las instituciones religiosas y los movimientos nacionalistas, cerrando instituciones religiosas judías, así como la prohibición del estudio del hebreo.
En 1955, por instrucciones de Ben Gurión, se postuló para el cargo de alcaldesa de Tel Aviv, pero perdió por solo dos votos del bloque religioso, que le negó su apoyo sobre la base de que ella era mujer.
Knéset
En 1949, resultó electa diputada por su partido, el Mapai, a la primera legislatura de la Knéset (parlamento de Israel, compuesto por una única cámara de 120 escaños), cargo que desempeñó de forma continua hasta 1974.
En 1956, David Ben-Gurión la mandó llamar, para nombrarla ministra de Trabajo y Seguridad Social, cargo que ocupó hasta 1956, realizando grandes proyectos como la construcción de carreteras y viviendas. También apoyó la política de inmigración sin restricciones. Este cargo lo obtuvo a pesar de la hostilidad de los laboristas, ya que muchos consideraban riesgoso tener a una mujer al frente del Ministerio de Trabajo. Pese a las críticas, Golda, profundamente comprometida con la solución de los problemas de seguridad social que abordaron los nuevos pobladores, desarrolló un estupendo trabajo en la asignación de viviendas y puestos de trabajo.
El primer ministro Ben Gurión le encomendó la tarea de obtener fondos para la construcción de alojamiento para la oleada de inmigrantes que llegaban huyendo o eran expulsados de los países árabes. Partió a Estados Unidos y consiguió fondos de la comunidad norteamericana. Así diseñó lo que se conoce como el "Plan Meyerson", que le permitió la construcción de más de 30.000 unidades de una sola habitación. También supervisó la construcción de unos 200.000 apartamentos para las familias que habían inmigrado recientemente a Israel.
De 1956 a 1966, pasó a ocupar la cartera de Asuntos Exteriores bajo el primer ministro Ben Gurión. Su predecesor había pedido a todos los miembros del servicio exterior hebraizar sus apellidos. Tras su nombramiento, se acordó que su apellido sería "Meir", que significa "iluminado", pero Golda fue renuente a realizar este cambio y decidió mantener el de Meyerson, apellido de su difunto marido.
Desplegó una intensa actividad para fortalecer las relaciones con los Estados Unidos y para restablecer numerosas relaciones bilaterales con los países de América Latina, así como para lograr el reconocimiento y apoyo para Israel por parte de los nuevos países independientes que surgían de la descolonización africana. Golda creía que Israel tenía experiencia en la construcción de una nación que podría ser modelo para los africanos.
Gamal Abdel Nasser
En septiembre de 1956, dos meses después de su nombramiento, el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, nacionalizó el Canal de Suez. La delegación de Golda guió a Israel en conversaciones secretas con Francia, el objetivo de estas conversaciones era un posible ataque israelí contra Nasser con el apoyo de Francia y la compra de armas a este país. Las posteriores negociaciones entre Israel y el futuro acuerdo anglo-francés para el ataque, desembocaron en lo que más tarde sería conocida como la Guerra del Sinaí. En diciembre de ese mismo año fue a los Estados Unidos y en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, defendió a Israel, la Guerra del Sinaí y la presencia israelí en la península del Sinaí, que Israel capturó en la guerra.
En 1965 y 1968, estuvo a punto de anunciar su retirada de la vida política por graves problemas de salud, pero terminó retractándose a petición de sus compañeros, para evitar que las rivalidades personales entre los líderes socialistas acabaran con la unidad del partido. En 1965 se enfrentó duramente a Ben Gurión, que abandonó el partido Laborista, quedando Golda como secretaria general del partido. Trabajó activamente en la reunificación de todas las fuerzas socialistas parlamentarias, en el Partido Laborista Unificado.
Abba Eban
Le fue detectado un linfoma, pero se ocultó al público, comenzando un tratamiento de quimioterapia secretamente. En enero de 1966 dejó el Ministerio de Relaciones Exteriores a causa del agotamiento y la enfermedad, siendo reemplazada por Abba Eban para realizar su función, pero continuó con sus obligaciones en el Knéset.
Levi Eshkol
En febrero de 1969, muere el primer ministro Levi Eshkol. Golda que se encontraba alejada del gobierno debido a su enfermedad, fue elegida para sustituirle, con el cargo de candidato de compromiso. Al poco tiempo se celebraron las elecciones generales para la sexta legislatura de la Knéset, de las que salió respaldada por una holgada representación parlamentaria (56 de 120 escaños). Aun así prefirió proseguir con el gobierno de coalición nacional, vigente desde la Guerra de los Seis Días, para lo que sumó a su gobierno a Menágen Beguin y a su agrupación de derechas.
Golda Meir y Richard Nixon
el 25 de septiembre de 1969
En 1969 y principios de 1970, Golda se reunió con muchos líderes mundiales para promover la paz en Oriene Medio, entre los que se encontraban Richard Nixon y el Papa Pablo VI. En 1973 recibió la visita en Israel del canciller de Alamania Federal, Willy Brandt.
En agosto de 1070, aceptó una iniciativa de paz presentada por los Estados Unidos, conocida como Plan Rogers, llamando a la finalización de la Guerra de Desgaste, involucrando a ambos lados, tanto árabes como israelíes. Los israelíes se comprometían a retirarse de las tierras conquistadas a cambio de fronteras "seguras y reconocidas", pero a pesar de este compromiso por parte de Israel, Egipto rechazó el plan. El partido de Gahal abandonó la coalición del gobierno de unidad nacional en señal de protesta, pero Golda siguió al frente con el resto de la coalición.
En septiembre de 1970 viajó a los Estados Unidos, para entrevistarse con el presidente Richard Nixon. Durante su gira por el país norteamericano se detuvo en Filadelfia, donde fue recibida por más de 30.000 judíos estadounidenses. Posteriormente fue invitada a la Casa Blanca, donde recibió los más altos honores, civiles y militares.
Placa conmemorativa
en el edificio de los atletas israelíes
En agosto y septiembre de 1972 se celebraron los Juegos Olímpicos de Verano en Múnich, Alemania Federal. Ocho miembros de la organización terrorista palestina, Septiembre Negro, irrumpieron en la villa olímpica, tomando como rehenes a once atletas olímpicos israelíes, asesinando a dos de ellos en el acto. Los terroristas exigieron la liberación de 234 árabes detenidos en prisiones israelíes y la liberación de los fundadores de la organización terrorista alemana Facción del Ejército Rojo, Andreas Baader y Ulrike Meinhof, que se encontraban en cárceles alemanas. Este suceso sería conocido como la Masacre de Múnich.
Golda se negó a negociar con los terroristas y dijo: "Si negociamos, ningún israelíe estará seguro en cualquier parte del mundo en toda su vida". El gobierno israelí movilizó a la unidad antiterrorista Sayeret Matkal, pero el gobierno alemán no permitió que ingresara en su territorio. Los alemanes ofrecieron a los secuestradores una cantidad ilimitada de dinero y un avión a cambio de los rehenes. Los terroristas, junto con los israelíes, volaron en helicópteros al aeropuerto, pero la operación de rescate de los alemanes falló y los nueve rehenes restantes fueron asesinados por los terroristas palestinos. Golda hizo un llamamiento al mundo para "salvar a nuestros ciudadanos y condenar los atroces actos criminales cometidos".
Indignada por la aparente falta de acción mundial, Golda ordenó a los Servicios de Inteligencia israelíes dar alcance a todos los cabecillas e involucrados de las organizaciones terroristas de Septiembre Negro y del Frente Popular para la Liberación de Palestina que participaron en la "Masacre de Múnich", en un operativo que dio en llamarse "Cólera de Dios". Dicha operación culminó con la persecución y eliminación de todos los terroristas palestinos que participaron en el asesinato de los atletas.
Castillo Schönau 
Debido a las buenas relaciones con la Unión Soviética, unos 200.000 judíos soviéticos emigraron hacia Israel a través de Austria. Muchos de estos emigrantes pasaban por el Castillo Schönau, en la Baja Austria, que era utilizado por el gobierno austriaco como un campo de tránsito antes de emigrar. El 28 de septiembre de 1973, siete de estos emigrantes judíos fueron tomados como rehenes en Austria, en un tren sobre la frontera austro-checoslovaca por un gavilla de terroristas árabes de Siria. Entre los rehenes se encontraban un hombre de 73 años, una mujer embarazada y un niño de 3 años de edad. La agrupación terrorista exigió el cierre del centro de tránsito de Schönau, además de exigir un salvoconducto a un país árabe. De no cumplirse sus exigencias matarían a todos los rehenes. El canciller austriaco Bruno Kreisky cedió a las demandas y ordenó cerrar las instalaciones de la Agencia Judía.
Bruno Kreisky
Golda, desvió su vuelo de regreso a Israel desde el Consejo de Europa para tratar de convencer a Kreisky de no ceder a las demandas y no sucumbir al chantaje terrorista. El canciller austriaco se negó a cambiar su posición y Golda regresó a Israel enfurecida. Con el centro cerrado, los terroristas fueron trasladados a Libia. Unos meses más tarde, Austria abrió un nuevo campo de transición en la Asociación Nacional de Wöllersdorf de la Cruz Roja de Baja Austria para refugiados.
El incidente de Austria distrajo la atención israelí, cuando debían de estar centrados en fortalecer sus fronteras con Egipto y Siria. Fue uno de los grandes errores de la inteligencia israelí, al no prever el sorpresivo ataque de la Guerra de Yom Kipur.
En 1973, Israel hubo de hacer frente a una nueva agresión bélica asestada por una coalición de países árabes, conocida como la Guerra de Yom Kipur, que tomó al país y al gobierno por total sorpresa. Aunque meses antes de la guerra, había abundante información de inteligencia previniendo la posibilidad de un ataque combinado, el ejército hebreo erró al pensar la baja probabilidad de una guerra, ufano todavía de su gran éxito en la Guerra de los Seis Días.
Hussein I de Jordania
Golda mantuvo una reunión secreta en Jerusalén con el rey Hussein I de Jordania, quien le previno de la inminente guerra, pero Golda dudó de sus verdaderas intenciones.
Sólo unas horas antes del estallido de la guerra, desoyó a sus militares, el ministro de Defensa, Moshé Dayán y a su ministro y ex Comandante en Jefe Jaim Bar-Lev y ordenó movilizar a las reservas, en una de las decisiones más dramáticas de toda la contienda.
Golda jamás se perdonó su crucial aportación al fiasco. En su autobiografía escribió: "Deberé vivir hasta el fin de mis días sabiendo algo tan terrible".
Golda Meir con Richard Nixon
y Henry Kissinger
Golda sabía que el único país que podría acudir en su apoyo, sería Estados Unidos y que no aprobarían que Israel iniciara las hostilidades, por lo que Golda priorizó informar a Washington de su decisión. El entonces secretario de Estado, Henry Kissinger, confirmaría en sus memorias que la decisión de Golda fue acertada, diciendo: "Si Israel hubiera lanzado un ataque preventivo, no habría recibido ni un clavo".
Israel logró una contundente victoria sobre sus enemigos, llevando a sus tropas a sólo cien kilómetros de El Cairo y a cuarenta kilómetros de Damasco, lo que le permitió mantener todos los territorios conquistados en 1967, pero la guerra dejó una profunda cicatriz en la sociedad israelí.
Isaac Rabin
Aun desacreditada, Golda ganó las elecciones generales de 1974 y se benefició de las conclusiones de la Comisión Agranat, que libró a todos los políticos de culpa y cargo, y endilgó todas las responsabilidades al Comandante en Jefe, David Elazar. Pero la opinión pública estuvo en desacuerdo, el informe de la comisión no hizo sino alimentar una ola de protestas en todo el país, lo que llevó a Golda a presentar su dimisión poco después de su reelección, el 11 de abril de 1974, siendo sustituida por Isaac Rabin al frente del Gobierno y del Partido Laborista. Cuatro días más tarde renunció a su puesto en el Knéset y se retiró definitivamente de la vida política. A pesar de que Golda dejó el cargo en 1974, continuó siendo una pieza importante en la vida política de su país.
Tumba de Golda Meir
Apenada por lo sucedido en la Guerra de Yom Kipur, Golda se retiró al kibutz Revivim, en la casa de su hija Sara, en donde pasó sus últimos años, hasta que el cáncer la doblegó. El 7 de diciembre de 1978 fue ingresada en el Hospital Hadasa, en Jerusalén, donde cayó en estado de coma, falleciendo el día siguiente como consecuencia de su enfermedad, una leucemia, a la edad de 80 años. Cuatro días después fue enterrada en el panteón de los "Grandes de la Patria", en el Monte Herzl de Jerusalén.
Golda Meir no fue profeta en su tierra. El mundo judío y la comunidad internacional la recuerdan como una dirigente carismática y singular, una judía visceral. En Israel, en cambio, muchos la recuerdan como una mujer terca y obstinada, cuya incapacidad de ver la realidad y su intransigencia para con los árabes, desencadenó en la traumática Guerra de Yom Kipur.

Reconocimientos:

  • En 1974 fue galardonada con el honor de la "Madre de la Humanidad" por la organización Madre de América.
  • En 1974 fue galardonada con el Premio James Madison por los distinguidos servicios públicos otorgados por la Universidad de Princeton.
  • En 1975 fue galardonada con el Premio Israel por su destacada contribución a la sociedad y al Estado de Israel.

martes, 5 de mayo de 2015

SOJOURNER TRUTH. Ser mujer, de color y esclava te hace más fuerte

Sojourner Truth
Sojourner Truth, nació en 1797 en Ulster County, Nueva York (Estados Unidos). Su nombre de nacimiento era Isabella Baumfree. Junto con sus padres y sus trece hermanos, Truth era propiedad del Coronel Johannes Hardenbergh. El Coronel los mantuvo en su familia en una hacienda llamada con el nombre holandés de Swartekill, en la ciudad de Esopus, a 153 Km al norte de la ciudad de Nueva York. Hasta los 9 años solo habló holandés pero a esta edad tuvo que aprender a hablar forzosamente en inglés al ser vendida a un nuevo amo. Jamás perdió su acento holandés y jamás aprendió a leer ni escribir en ninguno de los dos idiomas. 
Charles Hardendergh, heredó la hacienda y los esclavos de su padre. Cuando Charles Hardendergh murió en 1806, Truth, que entonces contaba 9 años, fue subastada en un mercado de ovejas y comprada por John Neely por 100 dólares y un rebaño de ovejas. John Neely la llevó a Kingston, Nueva York. Truth describió a John Neely como una persona cruel y hostil, ya que le pegaba diariamente e incluso un día le llegó a pegar con un manojo de varas de metal.
En 1808, Neely la vendió a Martinus Schyver de Port Ewen, por 105 dólares, teniéndola en su poder durante dieciocho meses.
En 1810, Martinus Schyver la vendió a John Dumont de West Park, Nueva York por 300 dólares. Aunque su cuarto dueño era amable con ella, existía una tensa relación entre Truth  y la segunda esposa de John Dumont, quien la acosaba y hacía más difícil su vida.
En 1815, Truth se enamoró de un esclavo llamado Robert, de una granja vecina. El dueño de Robert, un pintor de paisajes llamado Charles Catton Jr, prohibió su relación, porque no quería que su esclavo tuviera descendencia con una esclava que no fuese de su propiedad, porque los hijos que tuvieran, no le pertenecerían en propiedad. Un día Robert se escapó para ver a Truth. Cuando Catton y su hijo lo encontraron, le apalearon salvajemente hasta que Dumont intervino. Truth nunca volvería a ver a Robert que murió a causa de las heridas. Esta experiencia la acompañaría el resto de su vida.
Truth se casó con otro esclavo mayor que ella llamado Thomas. Dio a luz a cinco niños; James, que moriría durante la infancia, Diana en 1815, cuyo padre fue Robert o John Dumont, Peter en 1821, Elizabeth en 1825 y Sophia en 1826, todos ellos nacidos después de su unión con Thomas.
Dumont le prometió a Truth garantizar su libertad un año antes de la emancipación estatal si ella "hacía bien su trabajo y era fiel". Dumont cambió de opinión, alegando que una herida en la mano la había hecho menos productiva, cuando ella siguió hilando hasta 45 kg de algodón.
En 1826, Truth se escapó a Canadá con su hija Sophia, dejando atrás a sus otros hijos, ya que no serían considerados legalmente libres hasta que no hubiesen servido hasta los veinte años.
Truth expresaría tiempo después: "no salí corriendo, pensando que hacía mal, salí andando, creyendo que todo estaba bien".
Se dirigió a casa de Maria e Isaac Van Wagenen, quienes la acogieron a ella y a su bebé. Isaac se ofreció a comprar sus servicios por el año que faltaba hasta que la emancipación estatal entrara en vigor. Dumont aceptó por 20 dólares. Truth vivió allí hasta el 4 de julio de 1827, momento en que el estado de Nueva York declaró la abolición de la esclavitud.
Truth regresa a Nueva York y comprueba que Dumont ha vendido ilegalmente a su hijo Peter, que entonces contaba cinco años, a un propietario en Alabama. Con la ayuda de los Van Wagenens, llevó la causa a las cortes y después de procedimientos legales, recuperó a su hijo, que había sufrido abusos por parte de su nuevo dueño. Truth se convirtió en la primera mujer en ir a juicio contra un hombre blanco y ganar el caso.
La religión es cada vez más importante para ella y encuentra refugio en el cristianismo. Entra en contacto con comunidades religiosas y se ve inmersa en un escándalo por el asesinato de un líder cristiano. Un grupo integrante de la comunidad le acusa de envenenamiento, pero es declarada inocente e interpone una demanda por injurias que también gana.
Se establece en Nueva York, trabajando en una casa hasta 1843, año en el que cambió su nombre, Isabella, por el de Sojourner Truth. Con 46 años, comienza una nueva etapa para ella. Decide que dedicará su vida a predicar a través de la tierra, contando su vida y luchando contra las injusticias. Comienza sus viajes por el este y el medio-oeste de Estados Unidos, para ejercer de oradora con un potente discurso, que exige la abolición de la esclavitud, el derecho al voto de las mujeres, la reforma del sistema penitenciario, los derechos de los nuevos hombres libres y el fin de la pena de muerte.
Entre 1844 y 1845, conoce a varios reformistas en contra de la esclavitud a través de la Asociación Norfhampton, entre ellos a Susan B. Anthony, Amy Post, William Lloyd Garrison y la feminista Olive Gilbert, que cinco años más tarde publicará su biografía: "The Narrative of Sojourner Truth. A northern slave". Truth se mantuvo económicamente gracias a las ventas de este libro y de los retratos personales durante sus viajes, además de realizar trabajos temporales como ama de llaves. Su nieto Sammy Banks fue clave para que perduraran sus ideas, la acompañaba en todos sus tours de lectura y podía leer y escribir por ella.
Sojourner Truth
En mayo de 1851, en la Convención de Derechos de la Mujer de Akron, Ohio, pronunció uno de sus discursos más importantes: ¿Acaso no soy mujer? (Ain't I a woman?). En él defendía que la mujer tuviese los mismos derechos que el hombre ya que tenía las mismas capacidades. Es pionera al abordar, desde su experiencia personal, la múltiple discriminación que sufrió por ser mujer, negra y carecer de recursos. Sus palabras se convirtieron en un símbolo de la lucha de la mujer afroamericana y continúan siendo un referente hoy en día.
A esa convención acudieron varios ministros que no disimularon sus opiniones sobre la superioridad del hombre respecto a la mujer, despertando indignación entre las mujeres allí presentes. De repente, Truth se dirigió al estrado para hablar y en su tono de voz fuerte y con ese peculiar acento que la caracterizaba habló:
"Ese hombre de allí dice que las mujeres necesitan ayuda al subirse a los carruejes, para cruzar las zanjas y que deben tener el mejor sitio en todas partes. ¡Pero a mí nadie me ayuda con los carruajes, ni a pasar sobre los charcos, ni me dejan un sitio mejor! ¿Y acaso no soy yo una mujer? ¡Miradme! ¡Mirad mi brazo! He labrado, he plantado y he cavado con mis propios brazos. Y ningún hombre me ayudó. ¿Acaso no soy una mujer? puedo trabajar tanto como un hombre y puedo comer tanto como un hombre, cuando consigo comida claro y he soportado también los latigazos ¿Acaso no soy una mujer? He dado a luz a hijos y he visto como han sido vendidos como esclavos y cuando he gritado como una madre, solo Jesús me ha escuchado. ¿Acaso no soy una mujer?
Las mujeres del público aplaudían y animaban a la ponente. Ella continuó:
Él habla de eso que tiene en la cabeza, ¿cómo lo llaman?
Intelecto, contestó una de las mujeres del público.
Eso es, chica, eso es. ¿Qué tiene que ver el intelecto con los derechos de las mujeres o con los derechos de las personas de color? Si en mi copa cabe medio litro y en la tuya cabe sólo un cuarto, ¿no me dejarías a mi tener mi copa medio llena? No tengáis miedo de que tomemos más derechos de los que nos pertocan, cogeremos los derechos que quepan en nuestra copa.
Ese hombre de ahí dice que las mujeres no podemos tener los mismos derechos que los hombres porque Cristo no era una mujer. ¿Y de dónde vino Cristo? Cristo vino de un Dios y de una mujer, ningún hombre tuvo nada que ver en su creación. Si la primera mujer que Dios creó fue capaz de poner el mundo patas arriba, todas estas mujeres juntas pueden ponerlo patas arriba y volverlo a poner en su lugar, así que ahora que os lo están pidiendo, hombres, será mejor que las dejéis hacerlo. 
Sojourner Truth con Abraham Lincoln
Durante los años 60, con ocasión de la Guerra Civil Americana, Truth visitó a las tropas para ofrecerles su apoyo, también consiguió reunirse con el presidente Abraham Lincoln en 1864 y trabajó en el estado de Virginia ofreciendo sus consejos a esclavos negros recién liberados.
Después de la Guerra, Truth siguió luchando a favor de la integración de las personas de color. Fue muy significativo su trabajo en la ciudad de Washington, donde encabezó todo tipo de protestas después de romperse un brazo al caer de un tranvía del que fue arrojada por el propio conductor por ser negra.
Siguió muy activa hasta casi los últimos días de su vida, cuando ya su salud se resintió y no le permitía seguir con ese ritmo de viajes y apariciones públicas. Se retiró a su casa de Battle Creek, donde murió el 26 de noviembre de 1886 con casi 90 años de edad.
En 1997, el vehículo robótico de la misión del Mars Pathfinder de la NASA, recibió el nombre de "Sojourner" en honor a Sojourner Truth.

domingo, 19 de abril de 2015

ALEJANDRA FIÓDOROVNA ROMÁNOVA. Cuando ser zarina se convierte en una pesadilla

Alejandra Fiódorovna Románova
Alejandra Fiódorovna Románova, nació en Darmstadt, Hesse (Alemania) el 6 de junio de 1872. Su nombre de nacimiento fue Victoria Alicia Elena Luisa Beatriz de Hesse-Darmstadt.
Hija del gran duque Luis IV de Hesse-Darmstadt y Alicia de Sajonia-Coburgo-Gotha, fue bautizada como "Alix", variante germanizada de Alicia. Debido a la prematura muerte de su madre, recibió una severa educación bajo la influencia de su abuela materna, Victoria del Reino Unido. Alix fue una de las nietas preferidas de la reina Victoria.
Era una mujer alta, de cabello castaño rojizo, de rasgos nítidos, algo torpe de movimientos debido a una ciática que contrajo muy joven, era bastante atractiva y dotada de un carácter fuerte.
Para quienes no pertenecían a su círculo íntimo, ocultaba su timidez y mostraba una apariencia reservada. Su estatus de títulos y las riquezas no tenían influencia en ella y no dudó en enrolarse como enfermera durante la Primera Guerra Mundial y atender a los heridos del frente de batalla.
Alix pasó seis semanas en San Petersburgo con ocasión de la boda del tío de Nicolás II con su hermana mayor, la princesa Isabel de Hesse y durante ese tiempo el zarevitch Nicolás II se enamoró perdidamente. Nicolás II tenía 16 años cuando conoció a Alix y Alix contaba solo 12 años, pero a pesar de su juventud se produjo el flechazo. La inclinación que Nicolás I I sentía por  ella iba a encontrar la oposición de sus padres, pero Nicolás II ya había decidido y llegado el momento de su matrimonio, la elegida sería Alix.
Alix no hablaba ruso por lo que se tenían que entender en inglés y en este idioma conversarían el resto de su vida, ya que Alix no llegó a hablar nunca ruso con fluidez. Otro problema añadido a la oposición del zar a esta relación fue la resistencia de Alix a abandonar su religión. Era imprescindible que una zarina profesara la fe ortodoxa y en esta situación transcurren tres años. En este periodo ambos rechazaron otras propuestas matrimoniales recibidas de otras casas reales.
Cuando Nicolás contaba 24 años, desafiando a sus padres, se marchó hacia Alemania para convencer a Alix de que aceptase la religión ortodoxa. Según Miss Almedingen, biógrafa de Alix, "acabó por aceptarle porque creía que...su pasión era lo bastante fuerte para despertar en él cualidades que consideraba dormidas; que, al casarse con él, podría aconsejarle, y que, en la dicha de su unión podrían cumplir en más alto grado su deber".
Boda de Nicolás II y Alejandra
Mantuvieron seis meses de noviazgo oficial en contra de la voluntad de los padres de ambos. Al final la decisiva intervención del Kaiser Guillermo II que convenció al padre de Alix para que apoyase el enlace tuvo se fruto y el 26 de noviembre de 1894 se celebró la boda. Esta boda tuvo lugar cuando aún no había transcurrido un mes de la muerte del zar Alejandro III padre de Nicolás II.
Con el cambio de religión, Alix adoptó el nombre de Alejandra. Se adaptó sin ningún problema a su estatus de soberana de ese gran país, mientras que para Nicolás seguía siendo una pesada carga. Precisamente ella que tanto se había resistido a adoptar la religión ortodoxa, la abrazo con un inusitado entusiasmo, fascinada por la solemnidad y los ritos.
Nicolás II
Nicolás II no estaba preparado para adoptar el papel de ser el Zar, especialmente en los asuntos de las relaciones internacionales y de los asuntos internos. Hasta la prematura muerte de su padre, fue tratado poco menos que como un niño. Tal es así que él mismo en el momento de asumir el cargo manifestó a una persona de confianza: No estoy preparado para ser zar, nunca quise serlo. No sé nada del arte de gobernar, ni siquiera sé la forma en que debo hablar a los ministros.
Fue grande la influencia de sus tíos paternos, en especial la de Sergio Aleksándrovich Románov, Gran Almirante de la Armada. Este hecho y las intrigas cortesanas pesarían en la acción del nuevo zar, pues tuvo que soportar al principio las manipulaciones de sus propios tíos.
Fue Alejandra quien aconsejó a Nicolás desde los primeros momentos para que tomara las riendas firmes del poder y fortaleciera su carácter bondadoso y caballeresco del que se aprovechaban a menudo sus parientes.
Nicolás II y Alejandra con sus cuatro hijos
Tuvieron cuatro hijas seguidas; Olga en 1895, Tatiana en 1897, María en 1899, Anastasia en 1901 y al final el tan anhelado heredero, un hijo varón, el zarévich Alexis en 1904.
El seguir los consejos de su primo Guillermo II de Alemania de ir a la guerra con Japón con nefastos resultados, la oposición durante la Gran Guerra desencadenando graves conflictos internos en el régimen de Nicolás II, el ingreso de elementos revolucionarios desde las fronteras al interior de Rusia con propósitos de desestabilización, más la suma de otros factores internos fueron la ruina y la completa destrucción del zarismo.
Lenin
Con la acelerada industrialización de Rusia, surgieron importantes núcleos obreros en forma de sindicatos. La iniciativa del movimiento liberal presentada a Nicolás II con el fin de establecer una constitución que fijase las normas del ejercicio del poder, encontró un rotundo rechazo monárquico. Nicolás II se mostró severo con la iniciativa y la calificó de "insensatos sueños de participación en asuntos de administración interna". Esta postura del zar hizo que muchas personas mostraran su descontento. Uno de estos descontentos fue Vladímir Ilich Uliánov, Lenin, un abogado que realizó actividades subversivas en San Petersburgo y fue detinido, apresado y exiliado a Siberia. Una vez liberado, se trasladó a Ginebra y Londres para fundar las bases del movimiento comunista.
La pobreza del campesinado, la desigual distribución de la tierra y el difícil acceso a los cargos públicos fue el caldo de cultivo para los grupos revolucionarios que ya estaban en gestación. Estas corrientes revolucionarias las encabezarían, Lenin y Trotski entre otros.
Georgi Gapón
El Domingo 22 de enero de 1905 (El Domingo Sangriento), tuvo lugar un acontecimiento que cambiaría el destino de la dinastía Románov; un cura llamado Georgi Gapón, logró convocar a una masa descontenta de obreros y otras fuerzas integrantes del pueblo, fue una marcha informal para ir a entregar al zar una serie de peticiones antiautocráticas.
Los manifestantes se dirigieron al Palacio de Invierno en San Petersburgo, pensando que allí se encontraba el zar, pero el zar se encontraba en la Villa de Tsárskoye Seló, a 24 Km al sur de San Petersburgo.
El Domingo Sangriento
Cuando la muchedumbre llegó a las inmediaciones del Palacio de Invierno, a eso de las 14 horas, se encontró con que el palacio estaba resguardado por tropas de cosacos, convocados por el ministro del interior. Cuando llegaron a unos 100 m de la entrada, los soldados dispararon a matar contra la masa y luego los atacaron con la caballería, produciendo una cifra estimada de 92 muertos. Este hecho fue la chispa para la revolución que los mencheviques y bolcheviques deseaban que estallase y que más adelante estallaría.
Sergio  Aleksándrovich 
Ese mismo año hubo varios atentados, en uno de ellos pereció un tío de Nicolás II, el gran duque Sergio Aleksándrovich Románov, se sublevaron los marinos en los puertos, como en el caso del acorazado Potiomkin y hubo una gran huelga que paralizó la industria, dirigidos por Trotski y Lenin y otros agitadores marxistas, alimentando la llama de la revolución.
Serguéi Witte
Ante la amenaza de un alzamiento, el zar, aconsejado por su ministro Serguéi Witte, firmó la propuesta por la cual cedía derechos civiles a la plebe y anunció en 1905 varios cambios institucionales para disminuir el poder absolutista de la monarquía; el más importante fue la convocatoria de la Duma Estatal del Imperio Ruso o Parlamento, con potestades legislativas limitadas que junto con la promulgación en abril de 1906 de unas leyes fundamentales le dieron un carácter semiconstitucional a la monarquía.
Nicolas II en su discurso inaugural
ante una reunión conjunta de las dos cámaras
celebrada el 27 de abril de 1906 en el Palacio de Invierno
La primera Constitución de Rusia, conocida como las "Leyes Fundamentales", fue promulgada el 23 de abril de 1906.
Los integrantes de la Duma planeaban recortar el carácter autocrático del gobierno, por lo que fue disuelta y sustituida por otra más representativa de los intereses monárquicos, modificando las leyes electorales para asegurarse una composición leal a los intereses zaristas. Esta maniobra hizo estallar la segunda rebelión bolchevique.
Para dominar la rebelión, hubo una fuerte represión contra los grupos revolucionarios, tan efectiva que Lenin vio peligrar la revolución marxista que tanto anhelaba, dejando así un respiro a la monarquía.
Tras disolver la Segunda Duma de 1907, se instauró una Tercera Duma, que favorecía a la autocracia en forma velada y con representantes más moderados.
Archiduque Francisco Fernando
El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo, puso a Nicolás II en apuros, puesto que su pacto con los serbios no le permitía acceder a las demandas del Imperio austrohúngaro. Intentó evitar una confrontación global, movilizando tropas solo en la frontera austriaca, pero el 31 de julio de 1914, ordenó una movilización general, lo que provocaría la declaración de guerra de Alemania y el inicio de la Primera Guerra Mundial.
El ejército ruso tuvo grandes éxitos iniciales en territorio austriaco y en su momento pudo haber derrotado al Imperio austrohúngaro, pero su avance fue detenido a petición de Francia, sin embargo el intento inicial de avanzar sobre territorio alemán en dos frentes, condujo a grandes derrotas, en las que perdieron la vida más de dos millones de hombres. Para 1915, el ejército ruso estaba en retirada.
Nicolás II
Nicolás Nicoláievich
Nicolás II, aconsejado por Alejandra y sus ministros, intentó ponerse personalmente al frente de las acciones militares, relevando a su primo, el gran duque Nicolás Nicoláievich, responsable de dirigir las fuerzas rusas contra los Imperios Centrales (Alemania, Austria-Hungría y Turquía)  del mando de las tropas. Esto fue un error más grave que la misma declaración de guerra, pues supuso dejar la regencia en manos de Alejandra, a quien el pueblo detestaba tanto por su origen alemán como por su estrecha relación con Rasputín.
La imagen que el pueblo ruso tenía de Alejandra era, que ésta los despreciaba. Además de su origen alemán y su carácter reservado, que la hacían aparecer como una mujer soberbia y lejana, estaba la influencia de Rasputín en sus decisiones políticas.
Grigori Rasputín
Alejandra, sin saberlo, portaba por el lado materno el gen de la hemofilia, cuya manifestación se daría en el príncipe Alexis, su único hijo varón. Grigori Rasputín apareció en los círculos monárquicos gracias al contacto de Anna Výrubova, la más cercana cortesana a la zarina, debido a la enfermedad hemofílica que padecía su hijo Alexis.
La influencia que ejercía sobre el niño le permitía controlar la enfermedad del heredero al trono, con lo que pronto se ganó la confianza absoluta de Alejandra.
Rasputín era una persona extraordinaria, con un grado de acierto muy notable en sus predicciones, una mezcla de santurrón y amigo muy convincente, pero era un ser con un gran ego, muy libidinoso, rayando en lo maníaco, que buscaba el placer sexual entre las consortes del palacio.
Rasputín rodeado de admiradoras
Rasputín pronto convirtió a la zarina en su amiga y confidente, al punto de que ella consideraba seriamente los consejos que él le daba. Esta influencia era tan poderosa, que Alejandra consideraba a Rasputín, un enviado de Dios. Esta situación permitió a Rasputín tomar un papel decisivo en los nombramientos ministeriales. Se lo conoció por el sobrenombre de "monje loco" y su comportamiento cada vez más entrometido y desafiante comenzó a suscitar odios entre la nobleza y especulaciones de todo tipo en el pueblo.
Antes de la partida de Nicolás II al frente alemán, Rasputín predijo que si él moría a manos de personas del entorno del zar, nadie de la familia de Nicolás II le sobreviviría más de dos años. Finalmente Rasputín fue asesinado por un grupo de aristócratas el 30 de diciembre de 1916.
Después del asesinato de Rasputín, el gobierno empezó a desintegrarse con abismal rapidez. Las sucesivas derrotas rusas en la Primera Guerra Mundial, fueron una de las causas de la Revolución de Febrero.
Alexander Feodoróvich Kérenski
A partir de enero de 1917 la situación interna, empeorada por el curso desfavorable de la guerra con Alemania y las instigaciones revolucionarias, sumadas a las intervenciones políticas de Alejandra, hicieron que la Cuarta Duma cediera a la presión de los revolucionarios y se formara un Gobierno provisional, liderado por Alexander Feodoróvich Kérenski, un revolucionario de estilo moderado. La formación de este Gobierno provisional tuvo aceptación en todos los estamentos sociales y militares, incluido el Estado Mayor de Nicolás II, teniendo que aceptar la situación política que se imponía en Petrogrado.
Se redactó la abdicación de Nicolás II en favor de su hijo Alexis, pero dada la condición de salud e inmadurez del heredero, Nicolás II cambió de parecer. Incapaz de controlar la situación, abdicó sus derechos y los de su hijo el 2 de marzo de 1917, dando así fin a la dinastía Románov y el comienzo de la era de los Sóviets. Se dejó detener, sin ofrecer resistencia, a su regreso del desmoronado frente. Fue confinado junto con Alejandra e hijos en el palacio de Tsárskoye Seló, en las afueras de Petrogrado, manteniendo algunos privilegios domésticos.
Jorge V del Reino Unido
Kérenski, preocupado por la seguridad de la familia imperial, intentó enviarlos a Inglaterra, ya que el rey Jorge V era primo del zar y había enviado en marzo una invitación para acogerlos. Pero no solo el Sóviet de Petrogrado se opuso rotundamente a su marcha, sino que Jorge V finalmente retiró su ofrecimiento, temiendo tener problemas políticos internos y ante la oposición del Partido Laborista. Además tanto Inglaterra, Alemania y su aliada Francia, ignoraron sus requerimientos de asilo.
En agosto de 1917, temiendo un intento de asesinato de la familia imperial, exilió a los Románov a Tobolsk, en Siberia. En Tobolsk, la familia del zar gozó de una relativa libertad, ya que el sector era promonárquico, e incluso hubo oportunidades de fuga o ser rescatados, ya que la guardia era escasa e incluso algunos soldados llegaron a entablar alguna relación amistosa con los prisioneros. En octubre de 1917, el gobierno de Kérenski cayó y éste huyó al extranjero, quedando la suerte de la familia imperial en manos del Gobierno de los Soviets.
Trotsky
Vasili Yákovlev
El plan original del Comité Ejecutivo Central Panruso, era trasladar al zar a Moscú, donde Trotski quería un gran juicio público contra él. Sin embargo, los bolcheviques, conocidos por su radicalismo, aspiraban a hacerse con el control del zar para encarcelarlo o ejecutarlo ellos mismos.
En vista de la situación, a principios de abril, Yákov Sverdlov, un dirigente perteneciente al círculo íntimo de Lenin, ordenó al comisario Vasili Yákovlev, que se hiciese cargo de la familia imperial e intentara llevarlos sanos y salvos a la capital. Debían de pasar por Ekaterimburgo para no levantar sospechas, pero en el camino Yákovlev temió una emboscada y se desvió hacia Omsk.
Yákov Sverdlov
Finalmente Yákov Sverdlov autorizó el regreso de la familia imperial a Ekaterimburgo a cambio de garantías de que el zar y su familia no sufrieran daños.
El zar y la zarina llegaron a Ekaterimburgo el 30 de abril de 1918 y sus hijos, que habían viajado por separado, se reunieron con ellos el 23 de mayo. Toda la familia imperial fue llevada a la casa de un hombre de negocios local, que había sido requisada el día anterior. Aquí el trato que recibieron fue considerablemente peor en comparación con sus anteriores destinos. Saquearon sus pertenencias y debían permanecer recluidos en sus habitaciones.
A finales de junio Goloshchokin (comisario del Soviet de los Urales y uno de los responsables intelectuales del asesinato de la familia imperial), viajó a Moscú con ocasión del Quinto Congreso de los Sóviets y allí fue donde, tras de liberar con Lenin, se decidió la ejecución de los Románov, aunque sin fijar ninguna fecha concreta.
Insignia de la organización
la Checa
Yákov Yurovski
El 4 de julio la Cheka local (primera de las organizaciones de inteligencia política y militar soviética), al mando de otro hombre de confianza de Lenin, Yákov Yurovski, asumió la responsabilidad de la vigilancia de la casa Ipátiev, donde estaba recluida la familia imperial. Mientras la situación en la región había empeorado gravemente para los bolcheviques y temiendo que la misma Ekaterimburgo estuviera en peligro ante el ataque de la Legión Checoslovaquia, el 16 de julio Goloshchokin envió un telegrama cifrado con destino a Sverdlov y Lenin, solicitando la ejecución inmediata de la familia imperial. La respuesta afirmativa de Moscú, llegó ese mismo día. Es posible que esta respuesta afirmativa proviniera directamente de Lenin.
El escuadrón estaba compuesto por doce hombres, siete de los cuales eran excombatientes húngaros, a cada uno de ellos se le asignó una víctima.
Casa Ipátiev
En la noche del 17 de julio de 1918, el zar junto a Alejandra y sus hijos, fueron llevados al sótano de la Casa Ipátiev, donde fueron asesinados junto a algunos sirvientes cercanos e incluso un médico leal. El pretexto de bajarlos al sótano era que se les iba a tomar una fotografía antes de partir.
Nicolás II colocó al heredero en sus rodillas mientras tomaba asiento junto a Alejandra. Las hijas se sentaron atrás y los sirvientes y el médico a los costados, de pie. Pasados unos instantes entró Yákov Yurovski con con un revólver en la mano y 17 soldados armados con fusiles a la bayoneta.
Yákov Yurovski levantó el revólver y declaró al zar que el pueblo ruso lo había condenado a muerte. Le disparó casi a quemarropa y el zar cayó instantáneamente muerto. Alejandra se incorporó haciendo la señal de la cruz y gritando, cuando Yurovski la mató de un disparo en plena boca. Seguidamente los fusileros realizaron una descarga cerrada al resto de la familia. Las hijas, que llevaban corsés apretados y además en su interior estaban cargadas con joyas, no murieron inmediatamente y fueron rematadas a la bayoneta.
El zarévich Alexis sobrevivió a la primera descarga y fue muerto por Yurovski, disparándole dos veces a la altura del oído, e incluso la mascota fue muerta de un disparo.
Posteriormente los cuerpos fueron llevados en camiones y depositados en una mina abandonada. Al día siguiente, Yurovski, temiendo que el rumor sobre el fusilamiento indujera a recuperar los cuerpos, ordenó su traslado y destrucción de los cadáveres por fuego y ácido y arrojarlos a piques de otras excavaciones, ubicadas a 12 Km fuera de la ciudad, en la mina que se llamaba "los cuatro hermanos".
En 1979, los historiadores Aleksandr Avdonin y Geli Riábov, hallaron la posible tumba de la familia imperial en el bosque de Koptiaki. Temiendo informar del descubrimiento, no lo hicieron público hasta años después. El 12 de abril de 1989 los periódicos informaron del hallazgo. La tumba no fue abierta hasta 1991 por las autoridades soviéticas, hallando en su interior nueve cuerpos. Tras al examen de los esqueletos, los científicos soviéticos concluyeron que faltaban los cuerpos de Alexis y la Gran Duquesa Anastasia. Las identificaciones de los esqueletos fueron confirmadas posteriormente mediante análisis de ADN.
Con estos asesinatos cometidos por el movimiento revolucionario de los bolcheviques, a consecuencia de la Revolución de Octubre de 1917, se extinguió la dinastía Románov.
Catedral
de San Pedro y San Pablo
en San Petersburgo
Canonización
de la familia Románov
En 1981, la Iglesia Ortodoxa Rusa en el exilio, canonizó a los integrantes de la familia Románov, una decisión que fue refrendada en agosto del 2000 por el sínodo de la Ortodoxia Rusa.
Desde 1997 Alejandra junto al zar y el resto de la familia son enterrados en la Catedral de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo, junto a los demás zares rusos.
En 2007 se anunció el descubrimiento de los cuerpos de Anastasia y Alexis, que, tras realizar las pruebas de ADN, confirmaron su autenticidad. Algunas fuentes creen que puede tener interés político el que los cuerpos sean de Anastasia y Alexis, para que no quede ningún heredero de la corona.
Alejo II
La Iglesia sobre la sangre, es una iglesia ortodoxa rusa de Ekaterimburgo que conmemora la canonización de los Románov.
Fue construida entre el 2000 y el 2003 en el lugar donde estuvo la Casa Ipátiev, donde toda la familia imperial fue asesinada. Comprende dos iglesias, un campanario, un anexo patriarcal y un museo dedicado a la familia imperial rusa. La iglesia principal fue consagrada por el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Alejo II, el 16 de junio de 2003.