miércoles, 2 de abril de 2014

ABLACIÓN FEMENINA, sólo ellas pueden erradicarla

Ablación femenina
La ablación sexual femenina es la mutilación de parte de los genitales externos femeninos para evitar sentir placer sexual, con la finalidad de que pueda llegar virgen al matrimonio, puesto que si no es de este modo, la mujer puede ser rechazada.
También se realiza para evitar la supuesta promiscuidad de la mujer y asegurar que solamente tenga hijos con el marido.

La ablación sexual femenina se practica por varios motivos:
  • Sexuales: con el fin de controlar o mitigar la sexualidad femenina.
  • Sociológicos: como rito de iniciación de las niñas a la edad adulta o en aras de la integración social y el mantenimiento de la cohesión social.
  • De higiene y estéticos: porque se cree que los genitales femeninos son sucios y antiestéticos.
  • De salud: porque se cree que aumenta la fertilidad y hace el parto más seguro.
  • Religiosos: debido a la creencia errónea de que la ablación es un precepto religioso. Se practica a niñas y adolescentes de entre 4 y 14 años. Aunque en algunos países se practica a menores de 1 año, como por ejemplo, en Eritrea y Malí, donde esta práctica afecta a un 44% en Eritrea y un 29% en Malí.
Se cree que este ritual en origen fue realizado a las niñas de algunos países de África y Oriente Medio. No es seguro pero algunas versiones afirman que comenzó en el antiguo Egipto y a partir de allí se extendió al resto del continente africano. Aunque se localiza sobre todo en la zona centro-africana, esta práctica no se limita al continente africano, pues se sabe que ocurre en varios países de Asia, Europa, Australia e incluso América.
Su realización está prohibida por lo que ha disminuido su práctica en muchos países. En algunos casos se recurre a tradiciones religiosas para argumentar en su favor, pero lo cierto es que este tipo de mutilacion está prohibida en el Islam.
Cuchillas de afeitar usadas para realizar la ablación
Casi siempre se realiza de manera rudimentaria, a cargo de curanderas o mujeres mayores y con herramientas no muy ortodoxas como cristales, cuchillos o cuchillas de afeitar y nunca en centros sanitarios. Esta práctica es una vulneración de los derechos de las niñas a la igualdad de oportunidades, a la salud, el derecho a la protección frente a prácticas tradicionalmente peligrosas y el derecho a decidir acerca de la reproducción.
Puede acarrear la muerte de la niña por colapso hemorrágico o por colpaso neurogénico debido al intenso dolor y el traumatismo. Muchas niñas entran en un estado de colapso inducido por el intenso dolor, el trauma psicológico y el agotamiento a causa de los gritos.
Otros efectos pueden ser:
  • Una mala cicatrización.
  • La formación de abscesos y quistes.
  • Un crecimiento excesivo del tejido cicatrizante.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Coitos dolorosos.
  • El aumento al contagio del VIH/SIDA, la hepatitis y otras enfermedades de la sangre.
  • Infecciones del aparato reproductor.
  • Enfermedades inflamatorias de la región pélvica.
  • Infertilidad.
  • Mestruaciones dolorosas.
  • Obstrucción crónica del tracto urinario o piedras en la vejiga.
  • Incontinencia urinaria.
  • Partos difíciles y un incremento del riesgo de sufrir hemorragias e infecciones durante el parto.
Existen varios tipos de ablación:
  • Amputación del prepucio del clítoris (circuncisión), pudiendo extirparse en parte o en su totalidad el clítoris (clitoridectomía).
  • Otra forma consiste en la escisión o mutilación total o parcial del prepucio del clítoris y los labios menores, conservando solo los labios mayores.
  • La infibulación es la forma más agresiva y consiste en la exterpación del clítoris y los labios mayores y menores. Despues del acto, hay un cosido de ambos lados de la vulva hasta que ésta queda prácticamente cerrada, dejando únicamente una abertura para la sangre menstrual y la orina. A este método se le puede llamar circuncisión faraónica.
Un informe de Amnistía Internacional para concienciar del mal trato a las mujeres da la cifra de 120 millones de mujeres clitoridectomizadas y de tres millones de niñas por año en veintiocho países diferentes. Se cree que cada vez se practica a las niñas con menor edad con el fin de evitar que puedan juzgar la práctica por sí mismas cuando sean mayores.

Descripción de una Clitoridectomia
Niña a la que han practicado
una clitoridectomia
Sientan a la niña desnuda en un taburete bajo, inmovilizada al menos por tres mujeres. Una de ellas le rodea fuertemente el pecho con los brazos, las otras dos la obligan a mantener los muslos separados para que la vulva quede completamente expuesta. Entonces, la anciana toma la navaja de afeitar y extirpa el clítoris. 
Niña que ha sufrido
una infibulación
A continuación viene la infibulación: la anciana practica un corte a lo largo del labio menor y luego elimina, raspando, la carne del interior del labio mayor. La operación se repite al otro lado de la vulva. La niña grita y se retuerce de dolor, pero siguen sujetándola. La anciana enjuga la sangre de la herida y la madre, así como las otras mujeres, "verifica" su trabajo, algunas veces introduciendo los dedos. La cantidad de carne raspada de los labios mayores depende de la habilidad "técnica" de quien opera. La abertura que queda para la orina y el flujo menstrual es minúscula. Luego, la anciana aplica una pasta y asegura la unión de los labios mayores mediante espinas de acacia, que perforan el labio y se clava en el otro. Coloca tres o cuatro a lo largo de la vulva. Estas espigas se fijan con hilo de coser o crin de caballo. Pero todo esto no basta para asegurar la soldadura de los labios, por eso a la niña la atan desde la pelvis hasta los pies. Le inmovilizan las piernas con tiras de tela.

En Asia:
La mutilación genital femenina, particularmente en su forma de circuncisión sunna, está presente en prácticamente en todos los países árabes del continente, así como en las comunidades kurdas. En Afganistán, Tayikistán, Brunéi, Malasia e Indonesia también la practican, los tres últimos incluyendo los tipos de mutilación más radicales.
En África:
La ablación es una costumbre extendida en una amplia región de África, donde es practicada indistintamente por musulmanes, cristianos y animistas.
La embajadora de la Organización de las Naciones Unidas contra la ablación, la ex modelo somalí Waris Dirie, quien sufrió infibulación a los 5 años, ha conseguido que esta práctica sea ilegal en algunos países africanos, aunque se siga practicando de hecho. Unicef, en un informe, afirma que esta práctica se puede eliminar en una generación si hay un esfuerzo cultural.
En Europa:
El aumento de la inmigración ha llevado esta práctica a Europa. La mutilación genital femenina, en cualquiera de sus modalidades, se encuentra penada por la ley en los principales países de dicho continente con algunas excepciones como Italia o Irlanda. El hecho de que en Europa este penado no ha evitado casos de ablación en niñas o que en viajes a otros países que si se permite, se las haya mutilado.
En América:
En todo América se prohíbe legalmente esta práctica.

La circuncisión femenina antecede históricamente a la aparición del islam en el siglo VII d.C. Aunque durante las dos últimas décadas del siglo XX, tanto medios de comunicación como publicaciones académicas atribuyeron al islam la práctica de la circuncisión femenina. Según Moor Kassamali, la actitud de los religiosos musulmanes ha sido diversa. La práctica se observa en regiones de población musulmana donde existía ya antes de la islamización, tras la cual los alfaquíes la justificaron con argumentos religiosos, pasando a considerarla una tradición del islam. Son así numerosos los casos registrados en que jurisperitos musulmanes han aprobado la circuncisión, si bien en la actualidad la mayoría de los teólogos musulmanes consideran la circuncisión femenina como una práctica innecesaria o contraria al islam verdadero.
El Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina es el 6 de febrero.
Mayamuna Traor
En Malicounda Bambara, una población de Senegal, Mayamuna Traor ha desempeñado un papel fundamental en la prohibición de la mutilación genital femenina. Ojalá que las mujeres de otras aldeas y países sigan su ejemplo y sean ellas mismas la que vean la necesidad de acaban con ese horror que tanto daño causa a las mujeres porque aunque esté prohibida su práctica es muy fácil que se siga realizando en aldeas y pueblos de muchos países o en algún viaje al lugar de origen de las niñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada